Donde vive Sendak



Homenaje a Maurice Sendak con motivo de su primer aniversario luctuoso, convocado por el blog "Haceme un dibujito" junto a "Donde viven los libros".

Casa de Pájaros






mi versión


Imagino que todo el mundo traemos pájaros en la cabeza, unos frecuentemente mientras que otros no tanto, en mi caso cuando dibujo los dejo salir a pasear para que vayan a ver el mundo.


De regreso a la escuela


Bien es conocido aquello de renovarse o morir, por ello a falta de chamba me decidí a tomar un curso para conocer los oscuros secretos de la ilustración digital, y digo oscuros porque con todo lo que llevo de práctica con la maquinita (como le dice mi mamá) no he llegado a develar todos los misterios que encierra el mundo de los vectores.


Para tal efecto, me inscribí en una escuela que prometía quitarme las telarañas mentales. Debo aclarar que llegué con un poco de desconfianza pues nadie me supo dar referencias sobre la reputación de Edumac (goool!) y dada la oferta de diplomados, talleres, cursos, etc. etc. pues no sabía por cuál decidirme.

Al final creo que la intuición no me falló porque las tres semanas que duró el curso aprendí cosas que para mi eran desconocidas, la pasé increíble y mi profe me tuvo una paciencia de santo. Los ejercicios que realicé no hubiera podido hacerlos sin hacer mil maromas previamente y basta con que uno tenga un poco de orden mental para no hacerse pelotas; si bien no salí sabiéndome el programa al derecho y al revés (que no era la idea) al menos tengo una idea más clara de lo que se puede hacer y cómo llegar a ello.







Sólo me resta seguir practicando para adquirir mayor velocidad y no olvidar mis nuevos conocimientos, mi trabajo final aún sigue en proceso de elaboración pero ya va tomando forma y me está gustando mucho el resultado. La tecnología sigue cambiando y seguramente lo aprendido tendrá que actualizarse nuevamente pero al menos me queda claro que, contrario a lo que creería la gente, perro viejo sí aprende nuevos trucos.